CIUDAD VICTORIA FRONTERA SUR MANTE VERACRUZ VALLE DE TEXAS
MÉXICO MUNDO OPINIÓN DEPORTES SEGURIDAD ESPECTÁCULOS TECNOLOGÍA IMPRESOS ¡NO TE LO PIERDAS!



Jenny y Jim quedaron en la orfandad

Publicado el 17 de septiembre, 2012 a las 8:30 horas.    Escrito por Itzchel Moreno

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La soledad, una sensación de abandono y la incertidumbre ante su futuro son sentimientos que Jennifer y Jim Antonio Domínguez Padilla viven de pronto tras la muerte de su madre el pasado 6 de septiembre de 2012.

Un año antes habían perdido a su padre por las complicaciones de la diabetes y al año el cáncer aniquiló los sueños de una mujer que buscaba sacar adelante a sus hijos.

“Mi mamá tenía cáncer en la matriz, sí teníamos Seguro Popular, nos ayudaron siempre en Atención Ciudadana, pero la quimioterapia le hacía mucho mal. Cuando ella ya no pudo trabajar nos pidió a mi hermano y a mí que ya no fuéramos a la escuela porque ella ya no tenía dinero para darnos y le preocupaba qué iba a ser de nosotros”.

Jennifer cursaba entonces el primer grado de Secundaria en la Escuela Técnica “Lauro Aguirre”, y Jim estudiaba el cuarto grado en la escuela primaria “Matías S. Canales”.

Ninguno de los dos concluyó aquel ciclo escolar, primero las complicaciones por diabetes de don Pedro ocuparon la atención de los niños que recibían beca por promedios de 7.8 y 8.2 como máximo.

“Yo quedé a deber unas materias, las reprobé porque fue cuando mi papito se enfermó y yo lo quería mucho, sentí mucho que se fuera, ahora llevo días recordando a mi mamá pero ya el lunes quiero entrar a la escuela abierta, mi hermano y yo queremos estudiar, ya nos habíamos preinscrito pero no fuimos en agosto porque fue cuando mi mamá empeoró”.

Silvia, la madre de este par de adolescentes, se desempeñó como voceadora junto a su marido, pensionado por haber formado parte de la Policía Rural del Estado.

“Yo les ayudaba a mis padres a vender periódico, ellos pasaban a dejarnos a la escuela en la tarde y de ahí seguían vendiendo lo que les había quedado y en la mañana nos poníamos en la entrada de la Modelo, mi mamá en el cruce y mi papá por la escuela, yo le ayudaba a mi papá porque él era el que más se cansaba”.

Los niños recibieron apoyo de parte del DIF para continuar en el cuarto de renta que habían conseguido sus padres para vivir desde hace siete años.

Jim, el niño de doce años, alcanzó a conocer la voluntad de su madre… “Ve a casa de tus hermanos y quédate allá”, fueron sus palabras, comenta Jenny.

Sin embrago, Jenny no ha aceptado reunirse en casa de su media hermana, Rocío Domínguez Salce.

“Con mis abuelos no me quiero ir porque mi abuelita tiene enfermo a mi abuelo, un tío hermano de mi mamá me dijo que él iba a venir por mi, él está en Estados Unidos y yo ya quiero que venga, mi hermano sí se fue para allá con ellos”.

La preocupación de Rocío, la hermana mayor de los jóvenes, es que los niños tomen caminos incorrectos, está tranquila de que Jim esté con su hermano.

“Cuando llegó era muy rebelde pero su conducta ya ha mejorado mucho, vemos que él quiere hacer las cosas bien. Batallamos un poco con la niña porque ella no se quiere venir con nosotros y ahí es donde nosotros vemos que necesitamos apoyo psicológico para ellos, se les vino una cosa tras otra”.

Nereyda, la vecina más cerca de Jenny, le impulsa a que se vaya a vivir con Rocío… “Yo le digo que no hay más que su familia, ella se siente bien conmigo pero para mí es mucho compromiso. Yo siempre vi que Rocío venía a visitar a la mamá de Jenny cuando estaba enferma, Rocío estuvo al pendiente, yo le digo que se vaya con ella, pero no quiere”.

Mientras tanto Jenny no sólo pasa hambre, sino que carece de todo.

“Me puse a sacar la ropa de mi mamá y me he acordado de ella mucho en estos días”… Dice con sus ojos de niña de tan sólo 13 años de edad.

Anda descalza desde hace tiempo, pues extraviaron la tarjeta de la pensión por orfandad que recibían de parte de su padre y no cuentan con un tutor que realice el trámite luego de la falta reciente de su madre.

Los niños no estudian por el momento, aunque aseguran que el martes acudirán a la escuela abierta.

“Yo extraño a mi mamá porque ella nos daba de comer cuando vivía, cuando ella trabajaba nunca nos faltó comida, ni zapatos, y ahora que estamos solos yo no quiero ir al DIF, quiero salir adelante, pero acá afuera”.

En espera de ayuda, Jenny pasa sus días sola en el domicilio que se ubica entre la calle Sierra de San Carlos y Río Bravo, Manzana 27 Lote 582 de la colonia Luis Echeverría. Por el momento no tiene zapatos y carece de todo lo indisepnsable para vivir.

“Comida nos faltó desde hace mucho, desde que mi mamá estaba enferma; yo traía unas chanclas que me dio una vecina pero preferí dárselas a mi hermano porque él no traía y luego tuve otras, pero se me reventaron también”.



Parkuest sistema
Desarrollan sistema para encontrar estacionamiento
Kate Upton
Las rubias que mejor lucen en bikini
nieve
La “maldición del pájaro” le cae sobre cono de helado (Video)
Jennifer Lawrence
Circulan fotos de Jennifer Lawrence en ropa íntima y desnuda
Redes sociales viejas
Redes y servicios de la “arcaica” historia de la Internet
Mujer arania
Marvel se disculpa por portada “erótica” de la Mujer Araña